Aligi Sassu

Milán, Italia, 1912 − Pollença, Mallorca, 2000

Pintor, escultor y ceramista. De joven conoce y estudia el movimiento futurista y en 1928, a los dieciséis años, es invitado a participar en la Bienal de Venecia. Establece relación con los futuristas, con los cuales expone en diversas ocasiones y de los que recibe muchas influencias, sobre todo de Marinetti y sus teorías. En 1929 empieza a alejarse de los postulados futuristas para volver a la tradición realista y desarrollar temáticas más tradicionales, como la mitología, el paisaje, el ciclismo, las fiestas y los caballos, entre otras.

Estudia la renovación de la cerámica ligur con Lucio Fontana y a partir de 1950 se inicia en la escultura, el fresco y el mosaico, creando numerosos murales en Cerdeña, Liguria, Nápoles y Pescara. Desde 1962 hasta su muerte alterna su residencia entre Pollença (Mallorca), Lugano y Milán. Su pintura se nutre generosamente del paisaje de la isla, tratado a menudo con un cromatismo y un lirismo exaltados. En 1984 se le dedica una exposición en el Palazzo Reale de Milán y este mismo año tiene lugar una antológica en el Palazzo dei Diamanti de Ferrara. En 1988 se inaugura en la Llotja de Palma una muestra antológica. Ha recibido numerosos premios y distinciones, entre los cuales podemos destacar el nombramiento de Ciutadà d’Honor por el Ajuntament de Palma (1987), la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Palma (1997) y la Medalla Ramon Llull del Govern de les Illes Balears (1997). En 1997 se inaugura en Lugano la Fondazione Aligi Sassu e Helenita Olivares para la conservación de su legado. Tiene obras en numerosas colecciones públicas y privadas, como el Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana, el Pushkin Museum of Fine Arts, Moscú, la Galleria Internazionale d’Arte Moderna di Ca’Pesaro de Venecia y el Ajuntament de Palma, entre otras.