Erró

Ólafsvík, Islandia, 1932

Erró es el pseudónimo adoptado por Gudmundur Gudmundsson desde 1967 en lugar de Ferró (nombre que toma en 1953 del pueblo Castell de Ferro, localidad que conoce durante su primera visita a España). Residente entre París y Formentera desde 1958, estudia pintura en la Escuela de Bellas Artes en Reikiavik. Tras su viaje a Noruega en 1952, donde completa sus estudios y se inicia en las técnicas del grabado y el fresco, su inquietud le lleva a recorrer otras zonas europeas, en concreto Alemania, España, Italia y Francia. En nuestro país, se familiariza con la obra de El Bosco en el Museo del Prado y durante su estancia en Florencia estudia la obra de Leonardo da Vinci y Paolo Ucello. Su llegada a París en 1958 supone la toma de contacto con el surrealismo y destacados artistas como Joan Miró, André Masson y Man Ray, entre otros, así como su reencuentro con Roberto Matta, a quien ya conoció en 1956 durante la Bienal de Venecia. Erró vislumbró las posibillidades expresivas de dos técnicas empleadas por los surrealistas, el collage y el fotomontaje, las cuales mantiene a lo largo de su trayectoria.

En diciembre de 1963 descubre Nueva York, ciudad donde conoce a artistas vinculados al pop art americano como por ejemplo, Robert Rauschenberg y Roy Lichtenstein, y vive en primera persona la exaltación de la realidad cotidiana a través de la reproducción de objetos banales promulgada por la corriente americana. Allí, Erró participa en happenings con el objetivo de criticar el sistema y recopila toda clase de documentación gráfica que posteriormente vemos reflejada en su serie de «Scapes»: acumulaciones de comida (Foodscape, 1962-1964), de coches (Carscape, 1969), de animales (Fishscape, 1974), o de aviones (Planescapes, 1970).

Erró, considerado uno de los artistas destacados de la «figuración narrativa», reflexiona sobre la imagen y su relación con la realidad. La mezcla de imágenes en clave de saturación –resultado de un proceso intelectual previo- procedentes de la historia del arte, los mass media, la publicidad o del mundo de los cómics, es un elemento fundamental en su pintura para tratar y criticar, en ocasiones desde un enfoque irónico y humorístico, otras desde la seriedad, temas como la propaganda política, la mujer poderosa al mismo tiempo que icono sexual.

Su obra ha sido expuesta en numerosos centros de arte: Museo Nacional Bezalel (Jerusalén, 1958), Musée d’Art moderne de la Ville de Paris (1985), Museo de Arte (Bergen, Noruega, 1992), Galerie Nationale du Jeu de Paume (París, 1999), Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma (2005), Institut Valencià d’Art Modern (Valencia, 2006). Oficial de la Orden de las Artes y las Letras en 1989, su obra forma parte de colecciones públicas y privadas como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid), Institut Valencià d’Art Modern (Valencia), Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, Centre Pompidou (París), Fondation Maeght (Saint-Paul-de-Vence), The Museum of Modern Art (Nueva York) y Reykjavík Art Museum (Reikiavik).