Ferran García Sevilla

Palma de Mallorca, 1949

En 1969 se traslada a Barcelona, donde estudia Historia del Arte e Historia Moderna y Contemporánea, y donde tiene su residencia desde entonces. Sus inicios en los años setenta se enmarcan en la corriente del conceptualismo, cuestionando la función del arte, del artista y del consumo a partir de varias disciplinas como el vídeo y la fotografía. Es uno de los principales exponentes de la consagración de la pintura en Europa a principios de los años ochenta, década en que alcanza reconocimiento internacional y expone no únicamente en España, sino también en Francia, Reino Unido y Japón. Las obras de estos años muestran la influencia de Albert Ràfols-Casamada, Antoni Tàpies y, especialmente, Joan Miró. El goteo y la pincelada rápida remiten al primitivismo característico de este género pictórico, combinado a finales de la década con sus frases irónicas y la incorporación de objetos cotidianos como libros o zapatos, trabajando la libre asociación de signo e imagen. A principios de la década de los noventa, amplía las imágenes con partes del cuerpo humano (manos, pies), y paulatinamente se vuelve más introspectivo, con intersecciones y superposiciones de elementos como el goteo y la línea. En 1998 deja de exponer, aunque sigue pintando, hasta 2007, cuando expone en la Galeria Joan Prats de Barcelona.

Ha participado en la Bienal de Venecia de 1986 y en la Documenta de Kassel en 1987. Entre los museos nacionales y extranjeros donde ha expuesto destacan los siguientes: Fondation Cartier de París (1997), IVAM de Valencia (1998), Malmö Konsthall, Suecia (1998), Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid (2001) y Irish Museum of Modern Art de Dublín (2010). Poseen obra suya varias colecciones públicas y privadas: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, Museu d’Art Contemporani de Barcelona, Fundació ”la Caixa” de Barcelona, Fundaçao Serralves de Oporto y el Centre Pompidou de París, entre otros.

Obras en la colección