Joaquim Mir

Barcelona, 1873 – 1940

Estudia dibujo y pintura en la Academia de Lluís Graner. Ingresa en la Escuela de Bellas Artes Llotja de Barcelona en 1893, donde entra en contacto con Isidre Nonell, Ricard Canals, etc.. En 1897 frecuenta Els Quatre Gats, donde participa en una exposición colectiva. Su obra resulta muy innovadora para la época en España, aunque esté exenta de las referencias de artistas europeos, pues es uno de los pocos pintores de su generación que no vive en París. En 1900 llega a Mallorca, donde reside durante tres años. Enseguida inicia lo que se ha venido a denominar los itinerarios pictóricos por la costa de Tramuntana, junto a Santiago Rusiñol y Antoni Gelabert. Su obsesión para conseguir un estilo propio le lleva a basarse en fuertes contrastes de luz y en la expresividad del color, hasta llegar a la despreocupación por la forma a favor del dominio del color. En los años veinte expone en París, Madrid, Barcelona, Pittsburg, Filadelfia y Ámsterdam, y en la Bienal de Venecia (1932 y 1934). En 1931 es nombrado académico de número de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi de Barcelona.