Pep Bonet

Colònia de Sant Jordi, Mallorca, 1974

Miembro fundador de la agencia fotográfica NOOR, creada en Ámsterdam en 2007 e integrada por diez fotógrafos de siete países diferentes, la obra de Pep Bonet se enmarca dentro del fotoperiodismo. Tras su llegada a la capital holandesa en 1997, decide dedicarse a la fotografía. Países como Somalia, Cuba, Vietnam, Tailandia, Honduras… y en especial África, han sido objeto de su cámara desde los inicios de su trayectoria. En 2006 traslada su estudio de Ámsterdam a Mallorca, donde reside desde entonces.

Sus trabajos son proyectos concebidos a largo plazo y se adentran en las dificultades del continente africano («Children of the Shadows», 2012, sobre la vida de niños que habitan edificios de los suburbios de Johannesburgo), enfermedades como el VIH/SIDA (reflejado en su libro “POSITHIV +”, 2005), la carencia de alimentos en el ámbito rural («Food Justice», Bolivia y Tanzania, 2011-2012), el activismo político a favor de los transexuales en Brasil («All imperfect things», 2012), o la mujer y los programas de microcréditos (Perú, Guatemala, Marruecos, Burkina Faso y Filipinas, 2011 y 2012), entre otros. Su estrecha colaboración con distintas ONG, así como su labor a través de la agencia Noor, han servido para recoger todos estos testimonios en los últimos años, ayudando a difundir las necesidades de las poblaciones más desatendidas, rescatándolas del olvido. Bonet también ha tratado otras temáticas como la serie dedicada a la banda de rock and roll Motörhead, grupo al que acompañó en la carretera entre 2008 y 2010, tal y como recoge el libro Röadkill-Motörhead, publicado en 2012.

La influencia y asociación de su obra con clásicos como Henri Cartier-Bresson, Bruce Gilden o el holandés Ed van der Elsken es inevitable; a nivel técnico, Bonet no se limita y emplea tanto la cámara digital como la analógica, experimenta con diferentes formatos y utiliza el blanco y negro y la fotografía en color. Sin ideas preconcebidas, Bonet acude a los lugares para conocer, conocer a la gente y su historia y aprender a través de su cámara. Él mismo define su fotografía como «emotiva», le interesa vivir emociones con las personas ―gente que tiene rostro y nombre― para poder contarlas después.

Entre sus proyectos más recientes destaca el corto Into the shadows (2012) que ha contado con Bonet como director, filmador y fotógrafo, el músico José Bautista y Line Hadsbjerg como guionista. Galardonado con el Primer Premio World Press Photo Online short 2013, este corto forma parte del proyecto colectivo «Urban Survivors, into the Slums», fruto de la colaboración entre Noor Images y Médecins Sans Frontières para realizar una campaña de conciencia sobre las consecuencias del crecimiento de la población mundial. Into the Shadows narra la vida de los africanos que ―en su búsqueda por un futuro mejor― se dirigen a Johannesburgo, arriesgando su vida en muchos casos, y cuando llegan acaban sumidos en un estado de incertidumbre, discriminación, violencia y sin oportunidad alguna.

Su obra ha sido objeto de numerosas exposiciones y publicaciones de carácter monográfico, consolidándose como uno de los fotógrafos más destacados a nivel internacional, tal y como demuestran los siguientes premios: Kodak Young Photographer (2003), Mejor Fotógrafo del Año 2004 (Luchetta Foundation, Triestre), W. Eugene Smith Humanistic Grant in Photography (2005), 2º Premio World Press Photo en la categoría de Deportes por la serie «One Goal» (2007), 2º Premio World Press Photo (2009), Medalla de oro de honor, Consell de Mallorca (2012) y Primer Premio World Press Photo Online short 2013, entre otros.