Sam Francis

San Mateo, California, 1923 – Santa Monica, California, 1994

Artista relevante en la pintura norteamericana de posguerra, es uno de los máximos representantes del expresionismo abstracto americano. En 1944 es hospitalizado por una lesión de columna vertebral en un accidente de aviación y empieza a pintar durante su convalecencia. En 1950 se traslada a París, pero realiza frecuentes viajes a México, Japón, Estados Unidos y Europa. Es en París donde queda fascinado por la luz de Monet y los colores de Matisse, que se reflejan en sus propias obras, en las que mantiene los espacios en blanco y aumenta el tamaño de sus pinturas. En 1952 realiza su primera exposición individual en la Galerie Nina Dausset de París y en 1956 es incluido en la exposición «12 americanos» en el Museum of Modern Art de Nueva York. En esa época le encargan la realización de gran número de pinturas murales monumentales. En 1960 es hospitalizado en Berna (Suiza) y regresa a California, en Santa Monica, donde se inicia su preocupación por el misticismo. El azul empieza a dominar en sus obras, y las formas más rígidas se convierten en formas más moldeables. A lo largo de los años, Francis acentúa la brillantez de sus colores inspirado por el pensamiento del Lejano Oriente.

Numerosas exposiciones individuales han sido organizadas en museos y centros de arte de todo el mundo: Sogetsu Art Museum, Tokio (1996), Fundació Miró, Barcelona (1998), Museum of Contemporary Art, Los Angeles y Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, Madrid (1999-2000), y el Kunstmuseum, Berna (Suiza, 2006), entre otros. Entre las colecciones que poseen obra suya destacan por ejemplo, el Centre Pompidou, París, el Metropolitan Museum of Art, Nueva York, el Museum of Modern Art de Nueva York, el Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York y la Tate Collection de Londres.

Obras en la colección