• Carlos Garaicoa, Contrapeso (Ciudad plomada), 2022. Instalación. Bronce, hierro, acero, nailon. Medidas variables. Cortesía del artista, Galería Elba Benítez, Galería Filomena Soares y Galleria Continua. © de la obra, Carlos Garaicoa, VEGAP, Illes Balears, 2024. Fotografía: Antonio Jorge Silva
Carlos Garaicoa, Contrapeso (Ciudad plomada), 2022. Instalación. Bronce, hierro, acero, nailon. Medidas variables. Cortesía del artista, Galería Elba Benítez, Galería Filomena Soares y Galleria Continua. © de la obra, Carlos Garaicoa, VEGAP, Illes Balears, 2024. Fotografía: Antonio Jorge Silva

Carlos Garaicoa.
Toda utopía pasa por la barriga

Inauguración: 20 de septiembre de 2024, 19 h.

Lugar: Espacio A

La arquitectura, con la ruina como agravante y leitmotiv, ha sido el eje conductor de la poética de Carlos Garaicoa desde hace ya treinta años. No obstante, esta exhibición ha permitido reunir obras que, si bien no exclusivamente, al menos de manera constante, remiten a una preocupación por nuestro lugar en el orden natural. La pandemia y su encierro, trajo también para el artista un momento de introspección, una vuelta al dibujo y a obras en las que los elementos de la naturaleza se hacían más obvios y recurrentes. La atención se ha ido desviando, de los usuales elementos arquitectónicos, hacia la vegetación, representada en la imagen del árbol que crece y a la vez dinamita con sus raíces un edificio ya maltrecho.

Detrás de toda ciudad contemporánea hay un pasado -y un presente- de violencia, de atropello, de usurpación, que va más allá de las personas y que afecta a los animales desplazados y a las plantas arrasadas, se extiende al aire contaminado, a los recursos sobreexplotados. En las últimas décadas hemos ido tomando consciencia, insuficientemente aún desde luego, del catastrófico impacto de nuestro consumo desenfrenado, o lo que viene a ser lo mismo, de nuestra vida en la Tierra.

Se impone encontrar el modelo de coexistencia armoniosa entre el ser humano y la naturaleza, ya que, en los últimos dos siglos, nos hemos ido autoexcluyendo de formar parte de este concepto unificador por antonomasia. Naturaleza somos, actuemos como actuemos. No obstante, habría que encontrar un equilibrio entre estos seres humanos disidentes y el resto; entre ese mundo de la arquitectura protofuturista que tanto admiramos y la jungla.

Desde un microscópico virus hasta el final de la cadena alimenticia, la resistencia natural es un mecanismo de defensa extremadamente eficiente. Solo así se logra sobrevivir al bombardeo de antibióticos o al totalitarismo. El artista cubano-español Carlos Garaicoa comprende y capta estas señales con absoluta fidelidad. Adaptación y reclamo físico e intelectual, a partes iguales, constituyen la única fórmula posible.

Compartir
Categorías
Temporales
Etiquetas
-
21 de septiembre de 2024 → 5 de enero de 2025
Comisariado: Lillebit Fadraga

Coproducida con: