Pablo Picasso

Musiciens et danseur

Fecha: 1957

Técnica: Plato redondo. Arcilla roja cocida, pintada y vidriada. Pieza única

Medidas: 23 cm diámetro

Es Baluard Museu d'Art Modern i Contemporani de Palma

Nº reg. : 483

Obra no expuesta

Cuando a finales de 1946 Picasso visita junto a Françoise Gilot el taller Madoura en Vallauris, Francia, descubre una nueva vía de expresión artística en la que trabajará; la reproducibilidad de la obra de arte a partir de la tradición artesanal del barro cocido. Un total de 633 creaciones —en serie y también obras únicas— configuran su extensa producción, realizada entre 1947 y 1971.

Picasso adopta el objeto utilitario y doméstico —platos, fuentes, jarrones, jarras, cuencos, azulejos, etc., producidos por el matrimonio Georges y Suzanne Ramié—, bien como superficie pictórica sobre la cual desarrolla temáticas ligadas a la mitología, el retrato, la tauromaquia, entre otros, o como material que manipula, moldeando directamente el soporte para vincularlo a temas objeto de su interés.

Además de la creación en serie, ediciones de mayor o menor número de ejemplares según cada caso, realizó en paralelo diversas piezas únicas, entre las cuales destaca Musiciens et danseur, de 1957. La arcilla roja, en este caso, moldeada en forma de plato redondo, plasma una escena de danza estructurada a partir de la síntesis de las formas primitivas, remitiéndonos a la pieza de barro como uno de los primeros elementos que el ser humano realizó y que además fueron objeto de uso en rituales ancestrales.

S.H.

Biografía del artista