Joan Brossa

Parany

Fecha: 1986

Técnica: Escalera de madera, baldosas y letras de madera

Medidas: 160 x 100 x 100 cm

Es Baluard Museu d'Art Modern i Contemporani de Palma

Nº reg. : 376

Obra no expuesta

La pieza se compone de una escalera de madera de aspecto rústico situada sobre un abecedario de madera que, a su vez, descansa sobre un pavimento configurado por las típicas baldosas de las aceras del barrio del Ensanche de Barcelona (las llamadas «panot de flor», diseñadas por Josep Puig i Cadafalch a principios del siglo XX para la casa Amatller).

Parany (engaño) es un buen ejemplo de una de las líneas características de la producción de Brossa: el conocido poema-objeto. Joan Brossa desarrolló su obra siempre en diálogo entre la poesía y la práctica, entre lo literario y lo visual. En esta línea de creación podemos ubicar los famosos poema-objeto, en los que el poeta introduce objetos cotidianos, hallados fortuitamente y, sin manipularlos, los presenta ensamblados, juntos, para accionar en el espectador recuerdos que, combinados, ofrecen nuevas lecturas. Brossa presenta los elementos tal y como son, aparentemente solo los ensambla, pero al hacerlo los resignifica, provocando juegos mentales y simbólicos y accionando el imaginario en el que se insertan, siguiendo la estela marcada por los ready-made de Marcel Duchamp.

En la trayectoria de Brossa encontramos ciertos elementos clave que se repiten a lo largo de su producción, siendo el uso del alfabeto un factor vertebrador. El abecedario, las letras, son para élalgo más que elementos de narración, llegando a ser en sí mismas las protagonistas de la obra. Entendiéndolas como objetos encontrados, valorizados incluso de manera individual, el poeta construye carteles, poemas, piezas y poemas-objeto de carácter escultórico, como es el caso de Parany. La escalera de madera se asienta sobre el alfabeto de la lengua catalana, en el cual la O ha sido apartada de su orden natural para situarla encumbrada en lo alto de los peldaños. Sin la O la cuadrícula es perfecta: cinco filas por cada lado cierran un espacio impecable que ‘parece’ condensar todos los elementos tipográficos necesarios para vertebrar un idioma. Pero es una ilusión y, a su vez, un «engaño», porque falta la O, que juega a la «trampa» (al parany) visual por su parecido tipográfico con el 0 de la escala numérica.

I.LL.

Biografía del artista