Santiago Rusiñol

Son Moragues. Sa muntanyeta

Fecha: 1903

Técnica: Óleo sobre lienzo

Medidas: 83 x 56 cm

Es Baluard Museu d'Art Modern i Contemporani de Palma, depósito Colección Serra

Nº reg. : 155

Obra no expuesta

Las diversas estancias de Santiago Rusiñol en Mallorca,entre 1893 y 1923, ilustran la fascinación que el literato y pintor sentía por la isla. Es conocida su especial predilección por los jardines de Valldemossa: Son Moragues, Son Mossènyer, la Cartuja y, especialmente, los jardines de la finca de Sa Coma. Son Moragues. Sa Muntanyeta pertenece a una finca que en aquella época era propiedad del archiduque Luis Salvador. De esta pequeña montaña realizó dos versiones, la obra presente en la Colección Es Baluard y otra que tituló Font de Minerva, reproducida en la edición Jardines de España de 1914.

En Son Moragues. Sa Muntanyeta, la luz intensa de Mallorca penetra en el jardín y nos marca un tiempo presente, un momento sin retorno, definido por las nubes huidizas, la hora que marca el sol en la inclinación de las sombras del primer plano y las siluetas de los cipreses, comunes en la simbología fúnebre. Nos descubre un jardín silencioso, en reposo y solitario, contemplado desde un punto de vista elevado. Destaca la ausencia de la figura humana, aunque podemos reconocer su huella en la existencia de construcciones, una verja y arquitecturas vegetales en el paisaje.

En las pinturas de jardines de esta etapa se advierte que Rusiñol buscaba nuevas propuestas, basadas en un cuidadoso estudio del natural y, por otra parte, en el lirismo que revelaba el temperamento del artista: sus emociones, sus miedos y sus incertidumbres por el paso del tiempo, tema clave en su obra. El pintor encontró un estilo personal, alejándose de composiciones tradicionales e influenciado firmemente por las estampas japonesas.

M.G.

Biografía del artista