Miquel Barceló

Felanitx, Mallorca, 1957

Vive y trabaja entre Mallorca, París y Malí. Estudia en la Escuela de Artes y Oficios de Palma y en 1974 comienza Bellas Artes en la Universitat de Barcelona. A finales de los setenta presenta obras próximas al espíritu conceptual, vinculado al grupo Taller Llunàtic en Palma. En su primer viaje a París descubre el art brut y el expresionismo abstracto norteamericano. A principios de la década de los ochenta, su pintura figurativa de tendencia expresionista tiene una clara relación con dos movimientos artísticos de gran presencia internacional: la nueva pintura expresionista alemana y la transvanguardia italiana. Junto con Miguel Ángel Campano y José María Sicilia, Miquel Barceló se perfila como uno de los representantes más significativos de la pintura española de los ochenta y se identifica con un colectivo de artistas que retoman la práctica de la pintura desde una sensibilidad matérica. Ha recibido el Premio Nacional de Artes Plásticas del Ministerio de Cultura en 1986 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2003. En 2009 representó a España en la Bienal de Venecia.